¿Cada cuánto lavas tu toalla de baño?

aquamobel-11017

A la hora de lavar sábanas, toallas y demás enseres textiles de la casa, cada maestrillo tiene su librillo, que diría el refranero español. En cuestión de salud, y para evitar gérmenes, los tiempos de cambio son algo diferentes a los que todo entendemos por habituales. ¿Los conoces?.

En ocasiones, tenemos un cuarto de baño perfectamente limpio, hemos aplicado lejía hasta en el último rincón y no hay rastro de infección bactericida por ningún lado…salvo en las toallas. No se trata de ser extremistas; ni cambiarlas a diario, ni lavar al perro con nuestros enseres. Y es que, mantener una higiene aceptable va a depender de diversos factores.

La pregunta nace tras un artículo publicado por Julia Calderone en la revista Tech Insider. En él, y acompañado de un vídeo muy explicativo, se afirma que las toallas son un foco potencial de gérmenes y agentes infecciosos.

Es por ello por lo que Philip Tierno, un microbiólogo y patólogo de la Universidad de Nueva York,  ha salido a dar datos precisos: las toallas deben lavarse después de haberlas usado tres veces, pero para ello tenemos que conseguir secarlas completamente cada vez que se mojen. Por otra parte, hace hincapié en los malos olores. Ante ellos: no hay tutía, ¡a la lavadora!.

Pero más voces han querido pronunciarse al respecto. Es el caso de la experta en enfermedades infecciosas y consultora del Foro Científico Internacional de Higiene en el Hogar (IFH),  Sally Bloomsflied. En esta línea, ha declarado en la BBC que no existe un tiempo científico acerca de cada cuánto tiempo hay que cambiar sábanas y toallas, si bien es cierto que la bacteria  Escherichia coli o la Staphylococcus aureus , presentes en estas piezas, pueden generar algún tipo de infección en la piel.

Las investigaciones, infinitas, se remontan incluso a junio de 2015, cuando el Dr.  Swartzberg, profesor emérito de la Escuela de Salud Pública de Berkeley (Universidad de California), explicó que su preocupación no está tan relacionada con la suciedad de la toalla sino con la “reinfección” de una bacteria, hongo o virus. Partiendo de esta base, es imprescindible que nunca se comparta toalla, ni siquiera entre familiares que vivan juntos, para evitar infecciones recurrentes de hongos.

Mientras que la persona esté sana, el consejo es que la toalla se cambie un máximo de una o dos veces por semana.

 

close
Facebook Iconfacebook like buttonEscríbenos