El baño perfecto para personas con movilidad reducida

Todos pasamos tiempo en el baño; algunos más, otros menos. Buscamos, en cualquiera de los casos, que la experiencia sea cómoda y agradable, que nos permita evadirnos de una dura jornada. Cuando hablamos de personas de movilidad reducida, esta rutina puede ser una auténtica tortura. Ponemos soluciones para evitarlo.

Hace algunos años, esto era prácticamente imposible.Por suerte, hoy todas las marcas y firmas cuentan con accesorios y piezas de baño que dan autonomía a todas las personas, independientemente de sus limitaciones. En AQUA MOBEL te contamos cómo equipar el baño perfecto para personas con movilidad reducida. Para ello, debemos contar con las mamparas, las duchas, los accesorios y los sanitarios adecuados.

Si hablamos de un baño de ‘nueva creación’, es todo un poco más fácil. Partiremos de lavabos y duchas que cumplan las condiciones y la normativa, y lo complementaríamos con un plato de ducha a ras de suelo y una mampara con puerta de corredera que permita un acceso lo más amplio posible y que permita el giro, teniendo en cuenta la posibilidad de uso en silla de ruedas.

Pero, lo más habitual, es que reformemos lo que ya tenemos. En ese caso, lo mejor es, para evitar una obra grande y costosa, hacernos con accesorios que faciliten la rutina y, además, no dejen de lado la seguridad de todos los usuarios.

Imprescindibles de un baño accesible

  • Puerta de corredera

En cuanto a accesibilidad y puertas, hay dos máximas: o que sea de corredera o que abra hacia afuera. ¿Qué buscamos con esto? Sobre todo que, en caso de caída accidental, podamos acceder al habitáculo sin problema para auxiliar a la persona que lo necesita.

  • Platos de ducha antideslizantes

Esta característica es prioritaria, pero no sólo en caso de movilidad reducida, sino para todos los que tomamos una ducha a diario. Adiós a las antiguas alfombras  de ventosas que provocan más accidentes de los que evitan. Si puede ser, que la cerámica del suelo del baño también lo sea.

  • La regla del 1.5 metros

Este es el diámetro que tienen que tener nuestros aseos para poder girar completamente una silla de ruedas. ¡Ni un centímetro menos!

  • Grifos a presión o de palanca

Lo mejor es evitar tener que mover la muñeca para que salga el agua, ya sea en la ducha o lavabo. Ideales son las griferías electrónicas que funcionan con corriente o con batería de pilas y se activan por proximidad; también las de palanca, tipo médico pueden ser de ayuda y más económicas.

  • Barras de apoyo

Deben estar situadas junto a los sanitarios de una manera que queden bien sujetas y firmes a la pared. Antes del uso hay que comprobar que han quedado bien aseguradas. Para la ducha, también existen y son muy útiles, además la oferta es muy amplia, ya que hay modelos de diferentes largos y también modelos en ángulo a 90º para colocar a dos paredes e incluso modelos en ángulo a 90º que incorporan otra barra vertical que incorpora por ejemplo el soporte para la teleducha de mano.

  • Lavabo libre

Si tenemos un familiar en silla de ruedas, evitemos que el lavabo contenga mueble o pedestales. Lo ideal es que esté situado a una altura de 80 cm, aunque dependerá siempre de la persona.

  • Alturas

La movilidad reducida es una cuestión de altura. Que el asiento del inodoro esté a 50 cm del suelo y los espejos a un metro, harán la vida más fácil.

Pero lo sabemos, es mucha información. Por eso preferimos asesorarte cara a cara, con nuestras propuestas y soluciones que harán del mundo un lugar mejor y más cómodo para los tuyos.

close
Facebook Iconfacebook like buttonEscríbenos