Espejos de baño: qué, dónde, cómo

Los espejos son un excelente recurso cuando buscamos potenciar una sensación de amplitud, propagar la luz o, simplemente, decorar. Por ello, hoy en AQUA MOBEL, te contamos algunos consejos para que, a la hora de elegirlos, te garantices su funcionalidad y estilo.

Porque sí, son imprescindibles en nuestro día a día, así que ¿vamos a no darle a su elección el mimo que merecen?

Tamaño y colocación

Elige uno que sea grande, que refleje, al menos, desde el torso hasta a la cabeza.  Como será, con total probabilidad, el que más se use en casa, convendrá colocarlo en la pared de detrás del lavabo. La parte superior, a unos 2 metros del suelo y a unos 30cm del lavabo. Es importante mantener esta distancia, ya que nos ayudará a evitar salpicaduras que, a la larga, acaben estropeando nuestro espejo.

De cualquier manera, como en casa siempre conviven personas de diferentes condiciones físicas, busca, más allá de medidas, un término medio que satisfaga a todos los miembros de la unidad familiar. Si tenemos un pequeño de 5 años y un papá que mide 1.95 metros, lo más probable, es que tengamos que optar por opciones diferentes. Crear espacios diferenciados nos puede ayudar a conseguir esa funcionalidad de la que tanto presumimos a la hora de diseñar nuestros baños.

Diseño

Los antiguos armarios con espejo, si bien hoy en día no son tan habituales, se siguen utilizando en baños que por sus reducidas dimensiones requieren de un espacio extra de almacenaje. Disponemos de varias marcas que ofrecen varias medidas y acabados. No obstante, la tendencia actual es la de potenciar la sencillez y el minimalismo, dejando espacio solo para aquellas cosas que realmente importan. En esta línea, cabe destacar que es bueno prescindir de aquellos espejos con excesiva ornamentación.

La forma –más anchos que largo o viceversa-, la decides tú; hoy en día, ambas opciones se utilizan indistintamente.

Iluminación

Un aspecto fundamental a la hora de elegir el espejo de nuestro baño es la iluminación que tendrá el mismo. Podemos optar por espejos retroiluminados, que incorporan la iluminación en el interior dejando pasar la luz por espacios en forma de rectángulos estrechos y alargados que pueden estar dispuestos en horizontal, en la parte superior del espejo o en dos rectángulos estrechos, uno a cada lado del espejo o bien incluso, por una tira perimetral, que ilumina el espejo en todo su contorno. Estos últimos son muy vistosos y estéticos y aportan bastante iluminación.

Otra opción sería la de instalar un aplique sobre la parte superior del espejo; en este caso tenemos disponibles sistemas de iluminación de luz led, que se va imponiendo claramente a otras opciones hoy en día.

Y por último, tenemos la posibilidad de instalar apliques de pared, independientes del espejo, que bien pueden ir situados en la parte superior o bien a cada lado del mismo. Este último tipo de iluminación es la ideal para por ejemplo, un perfecto acabado de maquillaje, la que se consigue una iluminación total, sin sombras de la cara del usuario. En caso de decidirnos por apliques independientes, tenemos que tenerlo en cuenta a la hora de realizar las reforma para dejar preparados los puntos de corriente necesarios en función del ancho y alto del espejo elegido.

Lo importante es optimizar nuestro espacio y conseguir que, al final, la sensación sea lo más agradable posible para el usuario. ¡Pasamos muchas horas de nuestra vida entre esas cuatro paredes!.

 

close
Facebook Iconfacebook like buttonEscríbenos