Las juntas de la mampara, ¡relucientes!

Obtener una mampara limpia y brillante, puede parecer fácil. A priori, tu sólo debes elegir el modelo y dejar que nosotros la instalemos. Pero, ¿qué hay del cuidado a posteriori? Houzz y José Luis Moldes, director de marketing de Duscholux, nos lo cuentan.

Porque, aunque los materiales de la mampara son perfectamente renovables, siempre es mejor hacer un esfuerzo para evitar su deterioro.

El punto más problemático son las juntas de las mamparas, como vierteaguas y juntas de estanqueidad, espacio donde se acumula la cal, el moho, el jabón y la suciedad. Precisamente, es ese moho el que provoca las conocidas manchas negras que afean la estética. “Las juntas se pueden limpiar frotando con un cepillo de dientes que ya no usemos, humedecido y con jabón neutro, y secando a continuación con un paño suave que no suelte pelusas”, asegura José Luis Moldes, director de marketing de Duscholux.

Además, una buena ventilación tras la ducha, e incluso el secado de la misma después del uso, nos ayudarán a evitar desde un principio su aparición. Si no lo conseguimos o ya es tarde para aplicar el consejo, siempre podemos retirar el junquillo para lavarlo y secarlo.

Materiales

Otro de los aspectos que condicionan la limpieza son los materiales con los que se fabrican las juntas. Si bien son piezas de desgaste, algunos plásticos resisten mejor a la acción de las lejías y jabones que otros. Como bien indica Moldes, son perfectamente comparables “con las escobillas de los limpiaparabrisas de los coches”.

En esta línea, se recomienda cambiar las gomas de las mamparas cada vez que muestren algún síntoma de deterioro, ya que no se trata de una inversión elevada y sí garantiza, además de limpieza, un mejor funcionamiento de la misma. En Duscholux, por ejemplo, el cambio del set completo de juntas ronda los 60€.

Tipo de mamparas

Si bien el mantenimiento de todas las mamparas es similar, el tipo de cierre e instalación que presenten va a condicionar el cuidado de la misma. A priori, las de corredera son más complejas de limpiar; pero los modelos actuales vienen a desmentir la afirmación: ya se puede acceder a todos sus puntos gracias a que incorporan sistemas que permiten la liberación de las puertas.

La clave está en, si eliges una mampara nueva, en optar por un modelo que tenga el menor número de juntas posibles. De cualquier manera, si te has enamorado de otro, no te preocupes. Moldes nos deja en Houzz estas cuestiones a tener en cuenta:

  • Emplear silicona con fungicidas en la instalación de la misma
  • Diseñar las piezas para evitar acumulaciones de agua
  • Usar perfiles plásticos fáciles de retirar cuando el tiempo y los productos los envejecen y se resecan.

 

close
Facebook Iconfacebook like buttonEscríbenos