Momento baño: cómo hacerlo agradable para tu bebé

¿Eres de esas madres cuyo bebé no gusta en demasía de la ducha? Aunque para muchos pequeños el baño es motivo de fiesta, hay otros a los que no les hace ni pizca de gracia eso de entrar en contacto con el agua. Si tu hijo forma parte del segundo equipo, lee atenta: te ayudamos.

Los motivos que ocasionan este disgusto en los más pequeños son varios y ninguno del todo esclarecedor: cansancio, malas experiencias con la temperatura del agua, aburrimiento…

Como aún no hablan y no nos lo pueden contar, nuestra misión es convertir este “momento ducha” en un rato ameno que quieran repetir. ¿Cómo? Hoy, ¡te lo descubrimos!

  • Buena comunicación y acuerdo: la madre y el padre han de seguir las mismas pautas para que se convierta en rutina y no existan demasiadas diferencias.
  • Convierte la obligación en motivación: juegos, premios… ¡cualquier excusa es buena para que adore el baño!
  • Si ya lo bañas en la bañera de ‘los grandes’, es normal que se sienta perdido. Acompáñalo de su juguete favorito para que la sonrisa brille en su cara.
  • Con paciencia: olvídate de meterlo de golpe en el agua. Como si de la playa se tratase, comienza metiendo primero sus pies en el agua para luego seguir, poco a poco, con el resto del cuerpo.
  • Mimo al pelo: lavar la cabeza implica, sin duda, el que caiga agua en su rostro. Contar estrellas, mirar la luz…La mirada al techo siempre es nuestra mejor aliada.
  • Opta por grifos termorregulables: la temperatura del agua debe oscilar entre los 35 y 37º, y es recomendable llenar un poquito la bañera para que esté cómodo, no añadiendo agua a posteriori.
  • Hazte con un buen estante dentro de la bañera para tener todo a mano: champús, geles…no perdamos tiempo moviéndonos.

La firmeza, la paciencia y el cariño son las claves que nos ayudarán a completar este proceso. ¿Lo intentamos J?

close
Facebook Iconfacebook like buttonEscríbenos