Rutina: ¡vuelta al orden!

aquamobel-cabeceraA veces, con el verano, los días libres y los niños correteando por casa, perdemos el control y el orden que habitualmente reina en nuestros espacios. Hoy te damos ideas para que el baño, siga siendo un remanso de paz. 

Y es que no se trata solo de una cuestión estética; tener cada cosa en su lugar nos ayuda a no perder tiempo buscando de un lado para el otro, además de, visualmente, ser lo ideal. No importa si en casa tienes un baño de grandes dimensiones o un tanto pequeño; los accesorios lo son todo y te ayudarán a que la vuelta a la rutina no se vea empeorada por un baño habitado por el caos.

1- Céntrate en lo básico

Antes de decidir cómo lo vamos a ordenar, es imprescindible saber qué queremos guardar en el baño. Jabones, champús, cepillos de dientes o de pelo no nos pueden faltar. Si decidimos almacenar más cosas debemos antes valorar el espacio del que disponemos.

2- Lo importante, al frente

Como en un armario los calcetines tienen que estar todo el invierno a mano, en el baño pasa igual. Aquellas cosas que uses a diario o más de una vez al día, tenlas muy a mano. Dispónlos de manera cómoda y sencilla para que, cuando tengas que salir a las 6 AM, sea mucho más fácil.

3- Haz hueco para una banqueta

¿Cuántas veces te has quitado una camisa limpia para meterte en la ducha y ha caído al suelo? Una sillita o banqueta pondrá fin a este mal. Eso sí, ¡que no se convierta en ritual!. Ponte como norma no usarla más allá que estando en la ducha o maquillándote. ¡Que no se convierta en un monte sin fin!.

4- La ropa sucia, ¡a la cesta!

Da igual si viene del gimnasio y está demasiado sudada o tiene un solo uso. La ropa sucia no puede quedar por todo el baño, ¡todo lo contrario!. Todo, a la cesta. Procura también que ésta no rebose; ropa limpia es ropa en el armario y, para toda la familia, será mucho más fácil.

5- ¿Armario en el baño? Para lo justo y necesario

Desde AQUA MOBEL te invitamos a que el armario se convierta en un must de tu baño. Él no puede faltar y el orden de asignación, tampoco. La plancha del pelo debe ir siempre en el mismo lugar y las toallas de lavabo, también. No valen las excusas. En casa todos deben aprender donde van sus pertenencias; ¿o acaso los niños guardan la ropa en el armario de mamá?. En el baño, ¡sigamos las mismas reglas!.

 6- En el toallero van las tollas

¿Cuántas veces te has encontrado colgado un cinturón en el toallero? Hay casas en las que ya se han instalado, ¡y no hay quien los mueva!. Una vez al día revisa que los toalleros están libres y despejados. Sólo así conseguirás crear rutina y que no se convierta en lugar de almacenaje.

7- La mampara no se mantiene sola

A diario varias duchas pasan por ella y eso, son muchos litros de agua. Para que no quede depositada la cal del agua, límpiala tras el baño sin excusas; terminas la ducha, te envuelves en la toalla y en un par de pasadas, eliminas las gotas de agua del cristal y evitas con total seguridad la aparición de la cal. Este gesto, que te llevará unos pocos minutos, hará que tu mampara se mantenga impecable en aspecto y funcionalidad, a lo largo de los años, asegurando que su funcionamiento sea perfecto.

close
Facebook Iconfacebook like buttonEscríbenos