Soluciones de baño para personas mayores

En ocasiones las reformas en el cuarto de baño no vienen originadas por cuestiones estéticas sino más bien por necesidades funcionales y de adaptabilidad.

Al llegar a una cierta edad, se pueden sufrir problemas de movilidad, fuerza o incluso, nuestros reflejos no son los mismos. Para ello, se suelen realizar una serie de acomodaciones en todas las estancias del hogar, y, sobre todo en los baños, debido a la probabilidad de caídas o resbalones que se pueden producir en esta estancia que pueden ocasionar daños físicos, evitables con pequeñas reformas o incluso con una serie de objetos indispensables adaptables a las necesidades de las personas mayores.

Espacios amplios en el aseo

Para tener un baño adaptado a personas mayores es muy importante que los objetos de uso diario, como el gel o el cepillo de dientes, se encuentren a una altura accesible para ellos, desde donde no tengan que hacer grandes esfuerzos para cogerlos. Para ello,

puedes encontrar muebles perfectos para ellos o incluso, algún complemento para dentro de la ducha que facilita el alcance de los mismos.

Si el espacio lo permite, podemos colocar una barra de sujeción a la altura del inodoro, para hacer más sencillo levantarse y agacharse con ayuda. Si bien la solución ideal es instalar un inodoro de altura especial también hay una solución intermedia que consiste en colocar un alzador en el propio inodoro para disminuir su altura y evitar así la sobrecarga de rodillas y espalda al estar agachándose continuamente para usar el mismo.

Estas indicaciones no sólo sirven para personas mayores o de movilidad reducida, sino para el día a día de las personas y corregir malos hábitos en cuanto a posturas.

Una ducha adaptada a las necesidades

La zona de la ducha, es quizás donde más hincapié hay que realizar debido a esas caídas o resbalones de los que hablábamos al principio del artículo. En caso de tener bañera, es recomendable sustituirla por un plato de ducha a ras de suelo que facilite la entrada sin obstáculos a la zona de ducha. Además, podemos colocar

pavimento antideslizante o alguna alfombrilla que ayude a evitar los resbalones del suelo mojado. Dentro de la ducha, pueden instalarse desde asideros en los laterales hasta bancos de ducha de diferentes tamaños que sirvan de soporte y punto de apoyo durante el lavado.

Todas estas medi

das vienen enfocadas a garantizar la máxima independencia de las personas mayores y fomentar su autonomía dentro del hogar. El baño es un espacio cómodo y privado que siempre debe estar al servicio de nuestras necesidades.

 

close
Facebook Iconfacebook like buttonEscríbenos